6 de febrero, Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

6 de febrero, Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos por razones que nada tienen que ver con decisiones médicas, y es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas.

Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación contra mujeres y niñas. La práctica viola sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte.

Para abandonar la práctica de la mutilación genital femenina, es necesario realizar esfuerzos sistemáticos y coordinados que involucren a las comunidades enteras, que se enfoquen en los derechos humanos y en la igualdad de género. Estos esfuerzos deben hacer hincapié en el diálogo social y en el empoderamiento de las comunidades para actuar colectivamente y poner fin a la práctica. También deben atenderse las necesidades de salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas que sufren sus consecuencias.

El UNFPA y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), han liderado conjuntamente el mayor programa a escala mundial para acelerar la eliminación de la mutilación genital femenina. El programa se centra actualmente en 17 países de África y también es compatible con las iniciativas regionales y globales.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) colabora con gobiernos, socios y otras agencias de la ONU para hacer frente directamente muchos de estos objetivos (en particular el objetivo 3 sobre la salud, el 4 sobre la educación y el 5 sobre la igualdad de género) y contribuye en diversas formas para lograr muchos de los demás objetivos.

Testimonio

“Tenía muchas ganas de que me lo hicieran porque significaba que iba a ser una mujer. Cuando llegó el momento una vecina sujetó mis piernas y otra mis brazos. Me dijeron “No llores, es el honor de tu familia”. Sentí un dolor intenso, vi mucha sangre y perdí el conocimiento. Estuve enferma durante más de 40 días. Nunca lo olvidaré. Gracias a la ayuda recibida de una ONG sé controlar mi orina. Ahora tengo una hija y siempre lucharé por sus derechos y no dejaré que nunca sea mutilada”. 

Mariam es una niña de 16 años de Malí y sufrió la mutilación cuando sólo tenia 10 años.

Como ella, entre 100 y 130 millones de mujeres han sufrido algún tipo de mutilación genital femenina. Éste es uno de los datos recogidos en el informe de Save The Children sobre esta terrible tradición tan presente en el continente africano. 

Datos relevantes

  • A nivel mundial, se calcula que hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas.
  • En la actualidad, cada año se le mutilan los genitales a tres millones de niñas.
  • 44 millones de niñas menores de 14 años han sufrido la ablación, principalmente en Gambia (un 56%), Mauritania (54%) e Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas de 11 años han padecido esta práctica.
  • Los países con la prevalencia más alta entre mujeres y niñas entre 15 y 49 años son Somalia (58%), Guinea (97%) y Djibouti (93%).
  • Si la tendencia actual continúa, para 2030 aproximadamente 86 millones de niñas en todo el mundo sufrirán algún tipo de mutilación genital.
  • La mutilación genital femenina se practica en niñas en algún momento de sus vidas entre la infancia y la adolescencia.
  • La mutilación genital femenina es causa de hemorragias graves y otros problemas de salud tales como quistes, infecciones e infertilidad, así como complicaciones en el parto y un mayor riesgo de muerte de recién nacidos.
  • La mutilación genital femenina es una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres.
  • Establecidos en 2015, los Objetivos de Desarrollo Sostenible incluyen la erradicación de la mutilación genital femenina antes del 2030 en el Objetivo 5, dedicado a la igualdad de género - Meta 5.3: Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.
  • Varias organizaciones intergubernamentales —entre otras, la Unión Africana, la Unión Europea y la Organización de Cooperación Islámica— y tres resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas han pedido la eliminación de la mutilación genital femenina.

¿Qué efectos tiene sobre las niñas y mujeres?

Por supuesto, sus víctimas nunca podrán disfrutar de relaciones sexuales plenas, "con el impacto emocional que eso conlleva", la mayoría de las mujeres víctimas de la mutilación sufren dolor agudo durante la penetración. Pero, además de violar los derechos básicos de la mujer y privarla de tomar decisiones sobre su propia vida y su cuerpo, es muy perjudicial para su salud. Las infecciones durante el momento del corte o poco después son frecuentes (es difícil eliminar la orina o los restos menstruales, por ejemplo).

Si quedan embarazadas, corren el riesgo de tener problemas en el parto, ya que el conducto vaginal ha estado artificialmente modificado y el bebé podría tener muchas dificultades para salir. Pueden surgir quistes, problemas de esterilidad, mala cicatrización... Por eso la ONU considera que es una "violación de los derechos humanos", ya que afecta a la seguridad de las mujeres y a su integridad física, se viola su derecho a no ser torturadas e, incluso, se pone en peligro su derecho a la propia vida.

La mutilación sexual femenina se practica en 28 países de África:  Benín, Burkina Faso, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenia, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática de Congo, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Tanzania, Togo, Uganda y Yibuti. Pero también se practica en Europa, Estados Unidos y Oriente Medio entre inmigrantes procedentes de estos países. 

La edad para sufrir esta práctica varía desde unos pocos días de vida a los 20 años, aunque en la mayoría de los casos suele efectuarse a niñas de entre 12 y 14 años. Hay 4 tipos diferentes de mutilación, desde la circuncisión (la menos grave), pasando por la excisión e infibulación hasta la más grave consistente en la eliminación completa de los genitales femeninos externos y que puede incluir el uso de sustancias corrosivas, etc. 

En la mayoría de los casos, la práctica de la mutilación genital femenina se basa en tradiciones profundas o creencias religiosas y culturales: hace que las chicas se mantengan vírgenes hasta su matrimonio, evita comportamientos inmorales, previene muertes prenatales o se considera una imposición religiosa. La razón real es el control de la sexualidad de jóvenes y mujeres. 

Tipos de mutilación, clasificación OMS

A continuación facilitamos un enlace donde se explica la clasificación por la OMS de los tipos mutilación genital femenina

Fuentes:
- Naciones Unidas
- HuffingtonPost
- Save The Children