Virginia Woolf (1882)

Novelista, ensayista, escritora de cartas, editora, feminista y cuentista británica

Virginia Woolf

Virginia Woolf, de nacimiento Adeline Virginia Stephen (Londres, 25 de enero de 1882-Lewes, Sussex, 28 de marzo de 1941), fue una novelista, ensayista, escritora de cartas, editora, feminista y cuentista británica, considerada una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX.

Escritora británica. El nombre de Virginia Woolf figura junto con el de James JoyceThomas Mann o Franz Kafka entre los grandes renovadores de la novela moderna. Experimentando con la estructura temporal y espacial de la narración, perfeccionó en sus novelas el monólogo interior, procedimiento por el que se intenta representar los pensamientos de un personaje en su forma primigenia, en su fluir inconsciente, tal y como surgen en la mente. Algunas de sus obras más famosas, como La señora Dalloway (1925), Al faro (1927) o Las olas (1931), ejemplifican este recurso mediante un poderoso lenguaje narrativo en el que se equilibran perfectamente el mundo racional y el irracional.

Durante el período de entreguerras, Woolf fue una figura significativa en la sociedad literaria de Londres y un miembro del grupo de Bloomsbury. Sus obras más famosas incluyen las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931), y su largo ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa sentencia «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción». Fue redescubierta durante la década de 1970, gracias a este ensayo, uno de los textos más citados del movimiento feminista, que expone las dificultades de las mujeres para consagrarse a la escritura en un mundo dominado por los hombres.

Woolf está considerada una de las grandes renovadoras del idioma inglés. En sus obras ella experimentó con la corriente de pensamiento y lo psicológico subyacente así como los motivos emocionales de los personajes. La reputación de Woolf declinó profundamente después de la Segunda Guerra Mundial, pero su eminencia fue restablecida con el auge de la crítica feminista en los años 1970.

Su obra fue criticada por epitomar el estrecho mundo de la intelectualidad inglesa de clase media. Algunos críticos juzgaban que carecía de universalidad y hondura, sin el poder de comunicar nada de relevancia emotiva o ética al desilusionado lector medio, cansado de los estetas de los años veinte. También la criticaron por anti-semita, a pesar de estar felizmente casada con un judío. Este antisemitismo se saca del hecho de que ella a menudo escribió sobre personajes judíos en arquetipos y generalizaciones estereotípicos. El creciente antisemitismo de los años veinte y treinta tuvo una influencia inevitable en Virginia Woolf. Escribió en su diario, "No me gusta la voz judía; no me gusta la risa judía." Sin embargo, en una carta de 1930 a la compositora Ethel Smyth, citada en la biografía de Nigel Nicolson, Virginia Woolf, recuerda que presumía del judaísmo de Leonard confirmando sus tendencias snob, "Cómo odié casarme con un judío - Menuda snob que era, pues ellos tienen una inmensa vitalidad." En otra carta a su querida amiga Ethel Smyth, Virginia da una mordaz denuncia del Cristianismo, apuntando a su "egotismo" con pretensiones de superioridad moral y afirmando que "mi judío tiene más religión en la uña de un pie --más amor humano, en un pelo."[26] Virginia y su esposo Leonard Woolf realmente odiaban y temieron al fascismo de los años treinta con su antisemitismo sabiendo que ellos estaban en la lista negra de Hitler. Su libro de 1938 Tres guineas era una censura al fascismo.

Las peculiaridades de Virginia Woolf como escritora de ficción han tendido a oscurecer su fuerza central: Woolf es sin duda la más grande novelista lírica en el idioma inglés. Sus novelas son altamente experimentales: una narrativa, frecuentemente sin acontecimientos y lugares comunes, se refracta - y a veces casi se disuelve—en la conciencia receptiva de los personajes. Un intenso lirismo y virtuosismo estilístico se funden para crear un mundo abundante con impresiones auditivas y visuales.

Pero si sus novelas le valieron la fama y reconocimiento mundial, sus ensayos no tuvieron menos importancia en la vida de Virginia Woolf. Todos ellos y en especial uno, “Una habitación propia”, le sirvió a la autora para proclamarse como una de las principales promotoras y símbolos del movimiento feminista. La reputación de Woolf declinó profundamente después de la Segunda Guerra Mundial, pero su eminencia fue restablecida con el auge de la crítica feminista  en los años 1970.

Mujer intensa y virtuosa al igual que todas sus creaciones, Virginia Woolf marcó un antes y un después en el pensamiento de sus contemporáneos y posteriores escritores. Su fuerza, su lucha y su entrega por hacerse un hueco en el mundo literario la consolidó como una de las mujeres más poderosas del siglo XX. Figura emblemática del modernismo literario, movimiento feminista personificado, Woolf se ganó un puesto entre los autores más destacados de todos los tiempos, uno que nunca abandonó.

Listado de sus obras:

  • Fin de Viaje , 1915
  • Noche y Día, 1919
  • El Cuarto de Jacob, 1922
  • La señora Dalloway, 1925
  • Al Faro, 1927
  • Orlando, 1928
  • Una Habitación Propia, 1929
  • Las Olas, 1931
  • Flush, 1933
  • Los Años, 1937
  • Entre actos, 1941
  • Momentos de Vida, 1976
  • La Viuda y el Loro, 2000
  • Diarios 1925-1930, 2003
  • Londres, 2004
  • Horas en Biblioteca, 2005
  • RelatosCompletos, 2006
  • El Lector Común, 2009
  • La Muerte de la Polilla y Otros Escritos, 2010
  • La Casa Encantada y Otros Cuentos, 2013

Fuente: Wikipedia - Culturamas