La historia de Pepe y Pepa' sirve para detectar la violencia machista entre adolescentes

La historia de Pepe y Pepa' sirve para detectar la violencia machista entre adolescentes

Carmen Ruiz Repullo es una socióloga cordobesa que ha trabajado para el Instituto de la Mujer de Andalucía e impartiendo charlas sobre la violencia de género en los jóvenes. En ellas utiliza un cuento llamado La historia de Pepe y Pepa (vídeo, relato), con el que intenta ayudar a los adolescentes a detectar posibles situaciones de maltrato al verse reflejados en ellas. Un vídeo en el que Ruiz cuenta la historia, publicado el pasado 14 de noviembre en Facebook, ha superado el millón de reproducciones en menos de dos semanas.

En La historia de Pepe y Pepa, la socióloga representa la violencia de género en una escalera en la que los dos protagonistas, adolescentes que acaban de comenzar una relación, van subiendo peldaños. En cada escalón, Pepe controla un poco más a Pepa. "Llevo utilizando esta historia más de quince años y está basada en hechos reales, en lo que las jóvenes me cuentan en las charlas y talleres". "En algunos casos el orden de los peldaños varía, y cada año, por desgracia, hay que actualizarla porque hay más escalones".

En el primer peldaño, Pepa se aleja de sus amistades para ver más a Pepe porque este le dice cosas como que "parece que salimos con los demás, y yo quiero estar contigo a solas, cuenta Ruiz en el vídeo". En el segundo, llega el control telefónico –"'si quieres estar conmigo, te quitas de estos grupos de WhatsApp, que hay mucho tonteo y muchos nenes"–. Después, los escalones ascienden hacia el abandono de aficiones, el control de redes sociales y la forma de vestir...

Sigue leyendo el artículo completo en: Verne, El País

Artículos relacionados

"Estamos fabricando agresores sexuales a escala industrial". Amelia Tiganus, superviviente de una red de trata

"Estamos fabricando agresores sexuales a escala industrial". Amelia Tiganus, superviviente de una red de trata

07-07-2019 Rubén Pereda, Amelia Tiganus

Captada con tan solo 17 años, Amelia fue explotada en más de cuarenta prostíbulos españoles, y lucha ahora por la abolición de la prostitución. "La prostitución es violencia machista, es violencia de los hombres hacia las mujeres por el mero hecho de serlo", afirma. Me captaron y me vendieron a un proxeneta español por 300 euros, acumulando una deuda de 3000 entre pasaportes, viaje, ropa…