Ana Isabel Bernal Triviño

Licenciada y Doctora en Periodismo y Máster en Historia del Arte por la Universidad de Málaga. Periodista, investigadora y consultora docente en la UOC. Ha publicado sus trabajos en medios como Usa Today, Historia y Vida, Washington Post, andalucesdiario.es, Yo Dona, Diva, Chic, Tú eres Única, o You. Actualmente colabora como redactora en eldiario.es, elperiodico.com y publico.es. @anaisbernal

"La violencia sexual es política porque en su núcleo está la impunidad"

"La violencia sexual es política porque en su núcleo está la impunidad"

Sonia Cruz se define en su Twitter como feminista, psicoterapeuta y formadora especialista en violencias sexuales. Sonia Cruz pertenece a la Fundación Aspacia, que ayuda a eliminar la violencia en todas sus expresiones, proteger a las víctimas y promover la igualdad. Habla con calma pero rotunda, usa el feminismo para que las mujeres víctimas de violencia sexual recuperen su poder, y denuncia la falta de investigaciones que pongan cifras a estos delitos, porque muchos quedan sin denunciar. Surge en la conversación el caso Weinstein. Conoce de sobra lo que rodea a estos abusos. Desglosa los mandatos de género que nos cargan de culpa a las mujeres pero, después de una hora con ella, ese peso desaparece. Su empeño reside en que comprendamos a la superviviente, su silencio y los mitos que sustentan esta violencia en una sociedad patriarcal. Y quiere dejar un mensaje muy claro: #SoloSíesSí.

¿Cómo identificamos a la violencia sexual?

La OMS dice que es todo acto sexual o tentativa que atente contra la libertad sexual. Ahí entran comentarios sexuales no deseados, insinuaciones, los intentos de comercializar la sexualidad de una persona a cambio de algo, mediante coacción física o psicológica, y en cualquier ámbito en relación con la víctima. Es decir, no sólo la cometen los desconocidos. Vivimos en una sociedad que tiene un modelo sexual muy concreto: heteropatriarcal y dominante. Se decide u opina sobre las relaciones sexuales con una mirada masculina. La sexualidad gira en torno al deseo sexual masculino y a su satisfacción. El deseo femenino queda en un segundo plano y se pone al servicio de lo que los hombres esperan de ellas.

En esa definición incluye muchas cosas que están normalizadas, que se entienden que van en la “mochila” de ser mujer.

"Desde que nacemos vivimos en un sistema que nos cosifica, que nos hace sentir como objetos y nos desacredita".

Partiendo de esta base desigual y masculina, machista y misógina, tenemos una probabilidad muy alta de que muchas violencias sexuales, que son igualmente graves, no se entiendan como tal. Se minimizan, se les resta importancia o se niegan. Recibimos el mensaje de que somos unas exageradas, que vemos violencia donde no la hay, que mentimos porque nos hemos arrepentido... y para que nuestro honor quede preservado, te hacen dudar. Las estrategias de coacción psicológica de este tipo de maltrato refuerzan la culpa que ya tenemos incorporada. Desde que nacemos vivimos en un sistema que nos cosifica, que nos hace sentir como objetos y nos desacredita.

A eso añadimos el mito biológico de que los hombres no pueden reprimir su deseo.

Incorpora todos los mitos. Se dice que las mujeres provocamos un deseo sexual que en los hombres es muy alto e incontrolable. Se justifica afirmando que ellos tienen más deseo sexual y que se tienen que satisfacer más. Desde que somos jóvenes nos dicen que tenemos que mostrarnos deseables o atractivas pero, por otro lado, el mensaje que nos llega es “ten cuidado”. Porque si te pasas de la raya, puedes provocarle y estás expuesta a que te pase algo.

El mensaje de advertencia es siempre a nosotras.

Siempre. Así empieza esta violencia. En mi caso, cuando era adolescente, estrené un día un pantalón y al salir a la calle me encontré con un grupo de chicos de mi barrio que hicieron comentarios sobre mi cuerpo. Lo primero que sentí fue culpa porque me puse ese pantalón nuevo que me quedaba tan bien. Cuando me los encontraba daba rodeos para evitarles si llevaba ese pantalón. Empiezas a sentir que debes tener miedo si vas sola o que debes controlar tu forma de vestir. Y acabas creyendo que tú no tienes la misma libertad que ellos en la calle. Las violencias sexuales se ejercen contra nosotras desde que nacemos, de forma simbólica o directa. Cada vez que suceden se reafirma tu idea de culpa y provocación. Y ahí es cuando dejamos de identificarlas como violencia.

¿Qué tipos de estrategias mencionan más las víctimas por parte de los agresores?

La sorpresa, el pillarte desprevenida, hacerte creer que eres tú la que lo ha pedido, hacerte pensar que si no accedes no eres fiel o amenazar con que él se irá con otra, hacerte creer que eres tú la que confunde la situación, hacerte dudar o que haya consecuencias en el día a día, como el rechazo diario o condicionamientos como “si no hay sexo no me muestro feliz”, hacerte creer que eres una estrecha porque no haces una postura u otra...Todas atacan a la autoestima y a nuestro deseo de ser queridas y aprobadas.

¿Hay alguna razón que explique que el abuso provenga de conocidos?

Las violencias sexuales se ejercen contra las mujeres en todos los ámbitos pero nos han educado para protegernos de los desconocidos. Nadie espera que desde el afecto o el amor vayan a hacerte daño. Por eso es tan efectiva esta violencia y es tan impune, porque hasta que una se da cuenta pasa el tiempo y el daño ya está hecho. A esto se le suma el tabú del sexo, el estigma y la vergüenza que impiden compartirlo con los demás. Se tiene miedo de ser juzgada por la sociedad, que tiene la mirada sesgada: tus amigos, la pareja, la familia, los compañeros de trabajo, los juzgados, el médico de cabecera...

¿La denuncia es la única forma de que te crean?

Parece que sí, pero no solo eso. Además, parece que debes denunciar inmediatamente porque si lo haces tarde, se piensa que algo está ocultando. Y si no presentas lesiones físicas, se dice que lo has consentido. Es un suma y sigue de mitos y niveles de sospecha. Nosotras eso lo sabemos de forma inconsciente. ¿Para qué vas a decir en el metro que un hombre te ha tocado? Si te puede humillar, delante de todos… Callar es un mecanismo de supervivencia porque nos protegemos ante un daño mayor, añadido al que ya causa la agresión, como por ejemplo oír una vez más que tú tienes la responsabilidad de lo ocurrido.

Sigue leyendo el artículo completo en: publico.es

Artículos relacionados

¿Qué es feminismo?

¿Qué es feminismo?

05-03-2019 Colección Feminista

Definición de feminismo e incluimos citas de célebres feministas con una breve historia del feminismo.

La dialéctica del sexo, Shulamith Firestone

La dialéctica del sexo, Shulamith Firestone

26-11-2018 Shulamith Firestone

Shulamith Firestone hereda de Engels, a través de Simone de Beauvoir, la idea de la subyugación ancestral de la mujer y los niños (el proletariado de la familia) por el varón (el burgués).

Ramas y corrientes del feminismo

Ramas y corrientes del feminismo

26-11-2018 Colección Feminista

Breve resumen de las corrientes feministas más importantes para entender los diferentes puntos de vista de las mujeres y los movimientos feministas

Feminismo radical

Feminismo radical

26-11-2018 Nuria Varela

Fueron tan espectaculares en sus acciones públicas de protesta como en su destreza intelectual o su nueva manera de hacer política. El feminismo radical se desarrolló entre 1967 y 1975 y puso patas arriba tanto la teoría como la práctica feminista y de paso, la sociedad, que era lo que pretendían.